miércoles, 17 de octubre de 2012

Jorn. 3 Clasif. Mundial 2014: España 1 – 1 Francia


Se atrevió Del Bosque a salir contra un equipo de nivel con un único mediocentro defensivo. Viendo el resultado final, creo que no volverá a decidirse a jugar así nunca más (desgraciadamente).

El seleccionador salió con el mismo once que tan buen rendimiento dio en el partido frente a Bielorrusia. Una alineación y una idea que, desde mi punto de vista, es válida para dominar y ganar a equipos de segunda fila, pero que presenta dos grandes inconvenientes que salen a relucir cuando enfrente tienes a un buen equipo:

1) Jugar con un mediocentro defensivo me parece la mejor de las decisiones, pero es fundamental que ese jugador sea capaz de dar el equilibrio necesario a un equipo. Xabi Alonso no juega NUNCA como único pivote; el partido de ida y vuelta que se vio en el Calderón en la segunda parte se llevó por delante a Alonso, demostrándose que él sólo en el mediocentro tiene dificultades para equilibrar al equipo cuando se abre un partido; por otro lado, la selección cuenta con un jugador que juega SIEMPRE en su club como único pivote: Busquets, que demuestra partido tras partido lo capacitado que está para equilibrar a un equipo (incluso Javi Martínez creo que está más capacitado que Alonso para jugar como único mediocentro defensivo).
2) El falso nueve (extrapolable al Barça) ¿Qué aporta esta figura que yo no vea? No entiendo que este recurso se convierta en algo axiomático. El falso nueve perjudica en ataque cortando las alas al equipo; sus movimientos dirigidos hacia el que lleva el balón (en vez de alejarse y ofrecer una salida al pasador) lo único que provocan es una acumulación excesiva de jugadores propios y rivales en el centro del ataque. En el juego de España es vital que, al menos, dos jugadores se muevan al espacio para alargar al equipo contrario, dejando así terreno libre para que los interiores puedan hacer daño entre líneas y ofreciendo a los pasadores desmarques que pueden acabar en pases profundos que posibiliten una ocasión manifiesta de gol. Frente a Francia, sólo Pedro salió para eso. Sin ninguna duda, yo hubiera optado por colocar a Villa en vez de a Cesc Fábregas.

Una vez tratados los dos puestos que, desde mi punto de vista, chirriaban en la alineación de España, pasemos a analizar, a grandes rasgos, el partido. El encuentro se dividió en dos partes bien diferenciadas:

1ª parte: Francia comenzó presionando arriba en campo español. Fue sólo un amago; tras los primeros minutos, se asentó en su campo y procedió a desactivar el juego de la Roja juntando mucho sus líneas e impidiendo pensar a los centrocampistas españoles. La selección dominó claramente ese primer tiempo gracias a su fútbol-control; con mucha paciencia intentó buscar huecos para derribar el muro galo. El balón corría rápido por el medio debido a la ausencia del doble pivote que en pasados partidos ralentizaba la circulación del esférico, pero faltó profundidad. La ausencia de un nueve (Villa) creo que fue fundamental para facilitarle la labor a la defensa francesa. Sólo cuando Pedro entraba en juego se vislumbraba peligro.

2ª parte: Cambió el escenario. Francia se fue atreviendo conforme pasaban los minutos. Deschamps sacaba calidad al campo y los franceses comenzaron a disputarle el balón a España. El partido se convirtió en un toma y daca que no beneficiaba para nada a la Roja. Iniesta, Xavi, Cazorla y Cesc no aparecían, muy bien tapados por el entramado ideado por Dechamps, sumando pérdidas de balón impropias de su calidad. A su vez, Alonso era incapaz de sostener al equipo, viéndose superado una y otra vez por las transiciones rápidas que ejecutaba Francia. En estos minutos, Del Bosque no supo reaccionar y optó por no variar el aspecto del partido, un error de bulto conociendo lo que sufre España cuando pierde el balón y se ve sometido a partidos de ida y vuelta. Tampoco ayudaron las lesiones de Silva y Arbeloa, que quemaron dos cambios antes de tiempo.
Del Bosque optó por introducir a Torres por Iniesta para beneficiarse de ese correcalles en el que se había convertido el partido. Creo que fue un cambio que respondió más a sentimentalismos (vuelta de Torres al Calderón) que a lo que necesitaba de verdad la selección. Ésta pedía a gritos más control en el centro del campo. El cambio no supuso variación alguna, el descontrol fue la nota predominante hasta el final del partido, siempre con más peligro en la meta de Casillas que en la de Lloris.
Otro error de bulto en la entrega, esta vez de Juanfran, terminó por sentenciar a España. Giroud empató el partido en la última jugada, resultado que hacía justicia vistos los noventa minutos.

Creo que Del Bosque acertó jugando con un sólo mediocentro, pero se equivocó en la elección del jugador que debía ocupar ese puesto. Además, la figura del falso nueve aporta más perjuicio que beneficio al juego de la selección: teniendo un delantero como Villa, perfecto para el tipo de juego de la Roja (y del Barça), no debería caber más opción que contar con su presencia en el centro del ataque.
Por último, algo que también quedó claro (si no lo estaba ya) tras el partido de ayer: España tiene que evitar a toda costa que un partido se convierta en un correcalles. Tiene que imprimir pausa y control, un único mediocentro rodeado de "jugones" que sean capaces de dominar un partido y un par de atacantes que puedan ser profundos y aportar la verticalidad necesaria para hacer daño al contrario moviéndose al espacio.

6 comentarios:

  1. Muy de acuerdo, Edu.

    Por sumar algo, poner a Busquets de central fue un error más. Hay centrales de sobra en España para suplir a Puyol y Piqué. Si no dejas jugar al mejor mediocentro defensivo en su posición natural te arriesgas a no ganar.

    Juanfran no estuvo acertado (en poco tiempo 3 pérdidas que supusieron sendos contraataques de Francia, uno de ellos acabó en el gol visitante) pero es que Torres no aportó nada. Ni aguantó balón, ni creó peligro, ni dió salida. Incluso estorbó cuando tocaba atacar.

    El partido de ayer con un central en lugar de Busquets, con Busquets en lugar de Alonso y con un delantero en lugar de Cesc habría ido mejor.

    Ojalá no se confirmen tus temores y Del Bosque no recupere el doble pivote, si es listo le bastará con no repetir el error de confiar en Alonso como pivote y santas pascuas.

    Un saludo, mákina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo en todo. Recurrir a Busquets como central es mandar un mensaje al resto de centrales españoles muy negativo.
      Además, dejas de poner al mejor mediocentro defensivo posible.

      A ver si de una vez vemos a la selección con Busquets como único pivote y un delantero centro! Un saludo crack!

      Eliminar
  2. El último cambio debería haber sido meter a Albiol y pasar a Busi al mediocentro. Queda demostrado que el doble pivote es vital en esta Selección, pensemos lo que pensemos. Mala suerte las lesiones que tb condicionaron los cambios de Del Bosque.

    Lo del falso 9 fue un invento de Pep y, como tú dices, se ha convertido en un axioma que ya no sorprende. Eso sí, con falso 9 hemos vuelto a ganar la Eurocopa, no lo olvidemos.

    España está llena de jugadores de inmensa calidad y al campo sólo pueden salir 11. Si no saliera Silva le pediríamos, si no saliera Cesc le pediríamos, si no saliera PR17 le pediríamos, si no sale Villa le pedimos...

    Mi 11 de España sería: Iker - Ramos/Arbeloa/Montoya (ya llegará) - Puyol/Ramos - Piqué/Ramos/J.Martínez - Alba - Busi - Alonso - Xavi/Cesc - Iniesta/Cazorla - Pedro/Silva - Villa.

    La primera parte fue control total, la segunda patraña total y Francia mereció empatar el partido mucho antes. Lo dicho, ante Selecciones grandes el doble pivote se me antoja fundamental y no seré yo quien pida lo contrario. Eso sí, ante Bielorrusias y demás, un mediocentro, muchos bajitos y un DC.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no estoy de acuerdo con lo del doble pivote. Creo que se puede y se debe jugar con uno sólo contra cualquiera. La selección de Aragonés de la Euro 2008 y el Barça lo prueban: jugaron o juegan con un mediocentro defensivo sólo y no tienen problemas.

      El error llega cuando pones a Alonso como único pivote, un jugador que siempre ha jugado acompañado de otro mediocentro defensivo. Ahí debería jugar Busquets, que en cada partido demuestra que se basta para jugar ahí.

      De la alineación que tú pones yo quitaría a Alonso y metería a Silva. Y por delante Pedro y Villa fijos.

      Eliminar
    2. La Selección de Luis era novedosa en cuanto al modo de jugar y ahora ya no; ya todo el mundo sabe de qué palo va España. De hecho, el doble pivote ha sido fundamental para no encajar goles en las eliminatorias de Mundial y Euro (en la Euro de Luis tampoco se encajaron). Si has de dejar un solo mediocentro está claro que debe ser Busi (al igual que lo hacía Senna en 2008).

      Eliminar
    3. Yo, basándome en el Barça, optaría sin duda por jugar con sólo un mediocentro defensivo. Y poner un atacante más.
      No costaría nada jugar así en partidos de estos de clasificación (contra Georgia, Bielorrusia y estos equipos) y comprobar como sale.

      Las únicas veces que Del Bosque ha jugado con Busquets como único mediocentro y con un atacante más han sido en la próroga del Mundial y al final de algunas eliminatorias de ese mismo campeonato. Y no fue mal.

      Eliminar