miércoles, 17 de octubre de 2012

Jorn. 3 Clasif. Mundial 2014: España 1 – 1 Francia


Se atrevió Del Bosque a salir contra un equipo de nivel con un único mediocentro defensivo. Viendo el resultado final, creo que no volverá a decidirse a jugar así nunca más (desgraciadamente).

El seleccionador salió con el mismo once que tan buen rendimiento dio en el partido frente a Bielorrusia. Una alineación y una idea que, desde mi punto de vista, es válida para dominar y ganar a equipos de segunda fila, pero que presenta dos grandes inconvenientes que salen a relucir cuando enfrente tienes a un buen equipo:

1) Jugar con un mediocentro defensivo me parece la mejor de las decisiones, pero es fundamental que ese jugador sea capaz de dar el equilibrio necesario a un equipo. Xabi Alonso no juega NUNCA como único pivote; el partido de ida y vuelta que se vio en el Calderón en la segunda parte se llevó por delante a Alonso, demostrándose que él sólo en el mediocentro tiene dificultades para equilibrar al equipo cuando se abre un partido; por otro lado, la selección cuenta con un jugador que juega SIEMPRE en su club como único pivote: Busquets, que demuestra partido tras partido lo capacitado que está para equilibrar a un equipo (incluso Javi Martínez creo que está más capacitado que Alonso para jugar como único mediocentro defensivo).
2) El falso nueve (extrapolable al Barça) ¿Qué aporta esta figura que yo no vea? No entiendo que este recurso se convierta en algo axiomático. El falso nueve perjudica en ataque cortando las alas al equipo; sus movimientos dirigidos hacia el que lleva el balón (en vez de alejarse y ofrecer una salida al pasador) lo único que provocan es una acumulación excesiva de jugadores propios y rivales en el centro del ataque. En el juego de España es vital que, al menos, dos jugadores se muevan al espacio para alargar al equipo contrario, dejando así terreno libre para que los interiores puedan hacer daño entre líneas y ofreciendo a los pasadores desmarques que pueden acabar en pases profundos que posibiliten una ocasión manifiesta de gol. Frente a Francia, sólo Pedro salió para eso. Sin ninguna duda, yo hubiera optado por colocar a Villa en vez de a Cesc Fábregas.

Una vez tratados los dos puestos que, desde mi punto de vista, chirriaban en la alineación de España, pasemos a analizar, a grandes rasgos, el partido. El encuentro se dividió en dos partes bien diferenciadas:

1ª parte: Francia comenzó presionando arriba en campo español. Fue sólo un amago; tras los primeros minutos, se asentó en su campo y procedió a desactivar el juego de la Roja juntando mucho sus líneas e impidiendo pensar a los centrocampistas españoles. La selección dominó claramente ese primer tiempo gracias a su fútbol-control; con mucha paciencia intentó buscar huecos para derribar el muro galo. El balón corría rápido por el medio debido a la ausencia del doble pivote que en pasados partidos ralentizaba la circulación del esférico, pero faltó profundidad. La ausencia de un nueve (Villa) creo que fue fundamental para facilitarle la labor a la defensa francesa. Sólo cuando Pedro entraba en juego se vislumbraba peligro.

2ª parte: Cambió el escenario. Francia se fue atreviendo conforme pasaban los minutos. Deschamps sacaba calidad al campo y los franceses comenzaron a disputarle el balón a España. El partido se convirtió en un toma y daca que no beneficiaba para nada a la Roja. Iniesta, Xavi, Cazorla y Cesc no aparecían, muy bien tapados por el entramado ideado por Dechamps, sumando pérdidas de balón impropias de su calidad. A su vez, Alonso era incapaz de sostener al equipo, viéndose superado una y otra vez por las transiciones rápidas que ejecutaba Francia. En estos minutos, Del Bosque no supo reaccionar y optó por no variar el aspecto del partido, un error de bulto conociendo lo que sufre España cuando pierde el balón y se ve sometido a partidos de ida y vuelta. Tampoco ayudaron las lesiones de Silva y Arbeloa, que quemaron dos cambios antes de tiempo.
Del Bosque optó por introducir a Torres por Iniesta para beneficiarse de ese correcalles en el que se había convertido el partido. Creo que fue un cambio que respondió más a sentimentalismos (vuelta de Torres al Calderón) que a lo que necesitaba de verdad la selección. Ésta pedía a gritos más control en el centro del campo. El cambio no supuso variación alguna, el descontrol fue la nota predominante hasta el final del partido, siempre con más peligro en la meta de Casillas que en la de Lloris.
Otro error de bulto en la entrega, esta vez de Juanfran, terminó por sentenciar a España. Giroud empató el partido en la última jugada, resultado que hacía justicia vistos los noventa minutos.

Creo que Del Bosque acertó jugando con un sólo mediocentro, pero se equivocó en la elección del jugador que debía ocupar ese puesto. Además, la figura del falso nueve aporta más perjuicio que beneficio al juego de la selección: teniendo un delantero como Villa, perfecto para el tipo de juego de la Roja (y del Barça), no debería caber más opción que contar con su presencia en el centro del ataque.
Por último, algo que también quedó claro (si no lo estaba ya) tras el partido de ayer: España tiene que evitar a toda costa que un partido se convierta en un correcalles. Tiene que imprimir pausa y control, un único mediocentro rodeado de "jugones" que sean capaces de dominar un partido y un par de atacantes que puedan ser profundos y aportar la verticalidad necesaria para hacer daño al contrario moviéndose al espacio.

lunes, 15 de octubre de 2012

Cara y cruz en los laterales: J. Alba y D. Alves

Tras analizar al Barça desde el punto de vista colectivo, creo que es necesario fijarse en el aspecto individual. Aunque en este sentido se pueden sacar de momento pocas conclusiones, sí podemos valorar la actuación de los dos laterales que, a priori, deberían ser los titulares del equipo: Dani Alves y Jordi Alba.

Y digo que es posible analizar su rendimiento a pesar de sólo llevar dos meses de competición porque ambos continúan la progresión que apuntaban la temporada pasada: Alves en caída libre; Jordi Alba en permanente ascenso. Vayamos por partes:

Jordi Alba ha experimentado en los últimos dos/tres años una evolución muy importante. Desde que Emery decidió colocarlo en el lateral izquierdo, no ha hecho más que crecer futbolísticamente. Su explosión llegó la temporada pasada: no sólo se consolidó en su club, el Valencia, sino que desde el primer momento que apareció en la selección se hizo con el puesto. Tras sus primeros buenos partidos con la Roja y su espectacular Eurocopa, hoy nadie duda de que es el mejor lateral izquierdo del fútbol español.
Sus condiciones deportivas, unidas a su juventud y a su pasado culé, hicieron que el Barça apostara por su fichaje. Y, a pesar de que su pretemporada no ha sido la más óptima (poco descanso en verano tras disputar Eurocopa y Juegos Olímpicos) y que se ha perdido algún partido por problemas de salud, está ofreciendo en las semanas postreras el gran rendimiento que se esperaba de él: en los dos últimos partidos de liga, frente a dos de los mejores extremos de la competición (Navas y Di María) ha mostrado un nivel más que notable, cumpliendo en defensa a la perfección y dando buena salida por su costado cuando tocaba atacar.

En la cara opuesta de la moneda se encuentra su compañero Dani Alves. El brasileño ha acrecentado el mal rendimiento que ya ofreció la temporada pasada, especialmente en los últimos meses de competición (tanto fue así que Guardiola decidió relegarlo al banquillo en varios partidos). Se podía pensar que con el parón veraniego Alves recuperaría su mejor versión, esa que mostró en sus temporadas en el Sevilla y en las tres primeras campañas como culé, esa que le convierte, posiblemente, en el mejor lateral derecho del mundo. Pero nada más lejos de la realidad: el inicio de curso de Alves ha sido desastroso, en la línea descendente que comenzó a trazar la pasada temporada. Físicamente muy por debajo de su nivel, se ha convertido en un coladero en defensa y ha dejado de aportar en ataque. Su participación en el Barça, que era vital, ha descendido bruscamente, hasta el punto de que se puede decir que actualmente se ha convertido en un lastre para el equipo (sin ir más lejos, su lesión fue un alivio para el Barça en el partido frente al Real Madrid).
¿Volverá a recuperar su mejor nivel? Esa es, sin duda, la gran pregunta que se estará haciendo la secretaría técnica culé. Desde mi punto de vista, un club tiene que saber elegir el momento en el que vender a sus futbolistas, por mucho que le hayan dado en el pasado.
Creo que la etapa de Dani Alves en el Barça está tocando a su fin. Lo ideal hubiera sido haberlo vendido en verano (muy fácil decir esto ahora, yo en ese momento no hubiera optado por dicha opción); pero ya que no se hizo, se presenta una ocasión formidable en el mercado de invierno: próximo a los 30 años, es muy difícil que vuelva a ser el jugador diferencial que fue; aún así, tiene un gran caché y equipos como PSG o Anzhi (que ya han mostrado interés por el brasileño) podrían pagar una suma de dinero muy apreciable. Con la mitad de esa cantidad, el Barça podría hacerse con los servicios de otro lateral derecho que sirviera para contar con dos jugadores para ese puesto. De esta manera, el club azulgrana ganaría deportiva y económicamente con el cambio.

Jordi Alba y Dani Alves. Cara y cruz en la defensa culé.

domingo, 14 de octubre de 2012

Primeras conclusiones del Barça de Tito

El partido frente al Real Madrid confirmó las certidumbres que maneja Tito Vilanova en este inicio de temporada. Sus principales argumentos tácticos parecen claros:

1. Ausencia de delantero centro. Utilización de la figura del falso nueve (doble falso nueve, como veremos).
2. Situación de dos jugadores en banda. En todos los partidos, Tito utiliza a dos extremos pegados a la cal. Esto varió ostensiblemente en el partido frente al Real Madrid debido a la reaparición en el once titular de Iniesta. Esto hizo que Tito renunciara a un extremo puro para dar entrada al manchego. Sin embargo, éste no salió de interior haciendo pareja con Xavi, sino que se situó en la posición que en otros partidos habían ocupado Alexis o Tello: pegado a la banda izquierda. Aunque alrededor de la media hora de juego centró su posición colocándose cerca de Xavi y Busquets -algo que mejoró mucho al Barça-.
3. Doble mediapunta. En este inicio de temporada, a diferencia de otros años, Tito no forma con dos interiores que arropan al mediocentro; el entrenador blaugrana opta por establecer en el centro del campo un cuadrado en cuyos vértices se sitúan Xavi y Busquets -en la base- y Messi y Fábregas o Iniesta -delante-. De esta manera, construye el eje del equipo con un jugador defensivo (Busquets) y otro creativo (Xavi); y sitúa por delante una doble mediapunta (o un doble falso nueve, como se prefiera) que tiene la misión de hacer daño al rival entre líneas (la dupla más utilizada ahí ha sido la formada por Messi y Fábregas, aunque también Iniesta ha ocupado esa posición cuando Cesc ha esperado su turno en el banquillo).
De esta forma, el planteamiento de partida de Tito en prácticamente todos los partidos ha sido el siguiente:



Desde mi punto de vista, es un planteamiento arriesgado y que ofrece más perjuicios que beneficios (ya aludí a esto en mis anteriores entradas).
Analizando los partidos, nos daremos cuenta de que este planteamiento posibilita multitud de llegadas claras del rival (no ya por el planteamiento en sí; éste se acrecienta con la idea del equipo de no asociarse junto al balón, de dispersarse en exceso y de querer llegar demasiado rápido al otro lado. Frente al Granada se vio perfectamente esto y lo analicé aquí: http://futbolclio.blogspot.com.es/2012/09/el-barca-se-aleja-del-barca.html ).

Gracias a la facilidad que este sistema otorga al rival para que cree ocasiones, han sido varios los partidos en los que el Barça se ha visto obligado a remontar. En la adversidad, Tito ha reaccionado bien y ha deshecho el dibujo inicial para acabar en todos esos partidos jugando con dos extremos y un nueve, algo que resultó fundamental para acabar venciendo en esos encuentros.

Desde mi punto de vista, es esencial volver a juntarse alrededor del esférico; atacar juntos para presionar juntos y así robar más fácil, con lo que se sufrirá menos en defensa. Desde el punto de vista táctico, para ello es fundamental renunciar a la doble mediapunta y volver a arropar a Busquets con dos interiores; y situar un nueve que dé profundidad en el centro del ataque y facilite la labor a Messi al arrastrarle los centrales contrarios (aunque para ello haya que renunciar a ocupar una banda. Algo que, por otro lado, no es problema teniendo laterales largos).
Teniendo en cuenta la plantilla culé, creo que el esquema más adecuado para este Barça sería el siguiente (los titulares, para mí, son los que aparecen en primer lugar):



En los próximos meses comprobaremos hacia dónde se dirige el Barça de Tito...

viernes, 5 de octubre de 2012

Si yo fuera Tito... (previa jornada 7, FCB-RMA)

Teniendo en cuenta los defectos y virtudes de ambos equipos, si yo fuera Tito Vilanova plantearía el partido  frente al Real Madrid de la siguiente manera:

1. Defensa: Alves no pasa por su mejor momento. Físicamente no está bien, tiene despistes continuos, muchas pérdidas de balón... Optaría sin duda alguna por Montoya, que siempre que ha jugado ha cumplido a la perfección. El central derecho es otro de los puestos discutidos: Song no ofrece garantías, en sus partidos de central no se ha compenetrado nada bien con Mascherano; además demuestra en cada acción que no está acostumbrado a jugar ahí. Quizá dentro de unos meses, con decenas de entrenamientos en sus botas, eleve el rendimiento de central, pero hoy por hoy, veo más arriesgado poner a Song que a Bartra. Éste es un central muy válido, que ha ido quemando etapas brillantemente en la cantera y que tiene la suficiente calidad como para rendir bien ante cualquier rival. Los otros dos puestos en defensa están claros: Mascherano y Jordi Alba.
Dicho esto, entendería que Tito prefiera no jugársela con los chavales y tirar de experiencia alineando a Song y Alves. En cualquier caso, el Barça sufrirá atrás, no ya por los defensas que salgan al campo (que también), sino por la organización defensiva del equipo, la cual ha de mejorar respecto al resto de temporada.

2. Centro del campo: Si Iniesta está en condiciones (y todo parece indicar que sí), creo que no hay dudas sobre los tres centrocampistas que tienen que formar en el Barça: Busquets, Xavi e Iniesta. Cesc está en buena línea en esta última semana, pero el nivel de los tres medios citados es inalcanzable para cualquier otro centrocampista del mundo.  Fábregas debería tener minutos en la segunda mitad. Según como fuera el partido podría servir como revulsivo o para tener un mayor control de balón.

3. Delantera: Fundamental colocar adecuadamente a los tres de arriba. Messi debería ocupar el puesto de mediapunta, con libertad, como viene haciendo hasta ahora. En eso no hay duda. El segundo atacante tendría que ser Pedrito. El canario debería situarse en banda derecha, emparejado con Marcelo (o Coentrao). Con Pedro ahí, sujetas al lateral del Madrid en defensa, y además con sus continuos desmarques puede complicarle mucho la vida al defensa blanco (especialmente si es Marcelo). Dejo para el final el que, para mí, es el puesto fundamental en este partido: el frente del ataque debería ocuparlo Alexis Sánchez. De esta manera renunciaría a la banda izquierda en ataque para fijar al chileno en la posición de nueve. Por un lado, no habría problema con el lateral derecho del Madrid (Arbeloa no necesita a un jugador que lo defienda ni que lo sujete en defensa); y por otro, con Alexis en el centro del ataque, los centrales madridistas tendrían verdaderos quebraderos de cabeza. Ya lo sufrieron en los dos partidos de la temporada pasada en Madrid. Vital para el Barça que Alexis se mueva continuamente sin balón, para estirar al Real, para que Pepe y Ramos corran hacia Casillas. De esta forma, además de poder crear peligro con los desmarques y posibles pases en profundidad a Alexis, Messi se vería beneficiado sobremanera: tendría espacios para hacer mucho daño en la mediapunta. Si Alexis va a la banda y el Barça deja desierto el centro del ataque, Messi se encontrará rodeado siempre en el carril del 10 por 3 ó 4 jugadores, ya que los dos centrales podrán salir sin miedo a dejar espacios a sus espaldas.
Para la segunda parte, sería muy buena opción la salida de Villa en ese mismo puesto de Alexis.

Así, yo saldría con el siguiente esquema el domingo:



Desde mi punto de vista, así tendría que salir el Barça frente al Madrid. Tito debería olvidar el esquema 1-4-2-2-2 de otros partidos, sería una auténtica locura jugar así frente a un equipo que cuenta con un contragolpe demoledor. El técnico blaugrana debería recuperar el mensaje de años anteriores del fútbol-control: juntarse alrededor del balón, sin prisas, controlando el ritmo del partido, no arriesgando pases que puedan posibilitar contraataques... Lo que no puede hacer Tito es plantear un partido de ida y vuelta, como han sido buena parte de los partidos del Barça esta temporada. Sirva como ejemplo el último partido de los blaugranas: el Barça tiene que ser el de la segunda parte de Lisboa, nunca el de la primera.

domingo, 23 de septiembre de 2012

Jorn. 4, FCB-Granada -- El Barça se aleja... del Barça

El arranque de temporada del Barça de Tito Vilanova se puede valorar desde dos puntos de vista: el de los resultados y el del juego. Si nos atenemos al primero, no cabe duda de que estamos ante uno de los mejores inicios ligueros de un entrenador debutante en primera. Si nos fijamos en el segundo, las noticias no son tan positivas para el aficionado azulgrana.

Yo tengo la sensación de que cuanto más nos alejamos en el tiempo del "período Pep Guardiola", más se aparta el Barça de la esencia que lo convirtió en un equipo de leyenda. Y esto, a largo plazo, tendrá consecuencias fatales para los intereses culés.

Desde mi punto de vista, estas son las causas que determinan el discutido juego del Barça de Tito:

1. Se ataca mal. Ya no existen esas asociaciones alrededor de la pelota que había otros años. El Barça ya no es un equipo que ataca junto, sino que se dispersa continuamente. Ya no inicia desde Valdés por el suelo, triangulando y avanzando en torno a la pelota, sino que vemos balones largos desde atrás una y otra vez.

2. Consecuencia inmediata del primer punto: se defiende mal. Al no atacar juntos, no hay posibilidad de robar la pelota inmediatamente después de perderla; o, en su defecto, no obligas al rival a quitársela de encima provocando así un robo fácil del mediocentro o de los defensas. Como ahora se ataca de manera dispersa, el contrario si roba la pelota tiene salidas despejadas y posibilidad de montar contraataques fáciles. En cada partido, el Barça recibe ocasiones muy claras de gol. Algo impensable en el Barça de Pep, que no concedía apenas chances a los rivales.

3. Los contrarios saben perfectamente como plantear los partidos frente al Barça. Es necesario introducir variantes desde el inicio. El Barça ha acabado ganando los partidos de Osasuna, Spartak y Granada cuando ha pasado a atacar con dos extremos y un nueve.
Desde mi punto de vista, el falso nueve, ante defensas tan cerradas, perjudica más que beneficia al juego del equipo. Es vital jugar con una referencia delante, que fije a los centrales, que tire desmarques a su espalda... Esto, además, beneficiaría a Messi y a los centrocampistas que se incorporan de segunda línea. Para esta labor, Alexis o Villa son muy válidos. Y más aprovechables ahí, por sus características, que pegados a la banda. Yo preferiría renunciar a una banda en ataque (más aún teniendo laterales largos) y jugar con un jugador en el centro del ataque.


Tiene trabajo Tito Vilanova. Mucho que variar y que corregir si quiere aspirar a todo hasta el final. De momento, hay que darle tiempo a él y al equipo, esto no ha hecho más que empezar. Lo mejor de todo: que el Barça ha hecho 15 de 15 puntos en liga y 3 de 3 en Champions.

jueves, 20 de septiembre de 2012

Saludo de bienvenida

La primera entrada del blog no puede hacer referencia a otra cosa que no sea dar la bienvenida a todos los que estáis visitando esta página.
Como podéis suponer, en este espacio se hablará de fútbol. Periódicamente, trataré de ofrecer mi punto de vista acerca de la actualidad futbolística (especialmente del Barça, el equipo que mejor conozco).
Para hacer el blog más completo y contribuir con algo diferente, intentaré publicar artículos que tengan que ver con acontecimientos relevantes en la historia de este deporte. Mis dos pasiones, el Fútbol y la Historia, se pueden dar la mano y ofrecer como resultado artículos interesantes.

Espero que os guste el blog y que os aporte una visión diferente a la de los medios de comunicación mayoritarios, más centrados en polémicas de cualquier signo que en el propio fútbol.